El Concreto

Ideas sólidas

SILVANITOS
Emprendimiento

Silvanitos pasó de vender 10 hamburguesas diarias a vender 861 en un día

Rafael Aranguren y su esposa Amgly Reina, fundadores de Silvanito Grill Burger, una hamburguesería que, rebasó sus propios límites, logrando lo que para ellos era inimaginable, en tan sólo un día pasó de vender 10 hamburguesas a vender 861.

Ahora se han diversificado, y cuentan con 4 locales distribuidos en la ciudad de Mérida. En una entrevista concedida al Periódico El Emprendedor, contó cómo desde muy joven estuvo involucrado en negocios concernientes a la comida rápida, durante 9 años laboró como gerente en Subway.

Luego, pasó a trabajar en el negocio de un amigo de la familia, al nacer su primer hijo, decidió junto a su esposa, quien se desempeñaba como empleada pública, a emprender su propio negocio. Fue así como lograron abrir una pizzería con ayuda de sus familiares, aunque la situación del país se volvió insostenible, y tomaron como opción, irse del país. Todo estaba encaminado, partirían junto a su hijo a Argentina, en Abril del año 2017, tenía un trabajo seguro, pero una inesperada noticia cambió sus planes por completo.

LOS RETOS SIEMPRE ESTÁN PRESENTES

Rafael recibió una noticia devastadora, su padre había fallecido, su madre, una señora de avanzada edad, ahora quedaba sola, irse fuera era impensable, no podía dejarla, así que canceló sus planes de irse del país.

Fue así como el matrimonio decidió quedarse y emprender con una venta de hamburguesas en su apartamento, se dieron cuenta que les va mejor sólo vendiendo los fines de semana, que en su pizzería, entonces la venden.

La opción de irse del país seguía presente, así que viajaron a Cúcuta por tres meses, allí ayudaron a un amigo a comenzar un negocio, el cual terminó fallido, por esto deciden regresar. Al llegar a su país, retoman la venta de comida desde su casa.

LOS COMIENZOS MARCAN LA HISTORIA

Luego de volver a Venezuela, la pareja alquiló un pequeño local en un Centro Comercial de Mérida, relataron que fue un comienzo duro, algunas veces podían ir y no vender nada durante días. “Siempre con mucha fe en Dios y constancia decidimos seguir y junto a mi esposa, siempre soñábamos con el día en que vendiéramos más de 100 hamburguesas”, comentó el emprendedor.

Black Friday de 2017, idearon una estrategia donde se vendieran más y pudieran darse a conocer, convirtiéndose en pioneros en la ciudad de Mérida de las hamburguesas de 1$. “Para ese entonces no vendíamos en un día ni 10 hamburguesas, para este centro comercial no venía nadie”.

TODO CAMBIÓ, COMENZÓ LA FAMA.

El camino no fue fácil, muchos de los productos que se necesitaban para producir sus hamburguesas escaseaban para la fecha, así que, tuvieron que acudir al ingenio para seguir abiertos al público y ofrecer calidad.

En la celebración del amor y la amistad del año 2020, el crecimiento que tanto deseaban llegó. Hasta ese momento, los únicos que trabajaban en el local eran solo los esposos. “Ese día las planchas no nos daban a basto, estábamos sobrepasados, luego de no vender ni 10 hamburguesas, vendimos 861”.

Al siguiente día, seguían vendiendo las mismas cantidades, así que empezaron a contratar más personal, y alquilaron otro local en el mismo centro comercial. Sus ventas incrementaron, y necesitaron más espacio. “Sin saber que se avecinaba el confinamiento, para el fin de semana cuando se declaró la emergencia en Venezuela, habíamos pedido 1200 panes, y no sabíamos que íbamos a hacer con ellos, pero increíblemente logramos venderlos todos”.

Por otra parte, Amgly, su esposa, quien se encarga de las redes sociales, nos comentó cómo hicieron para salir adelante aun en la pandemia. “Los primeros meses nos mantuvimos encerrados, pero decidimos salir, nuestras familias y nuestros empleados dependían de ello, así que abrimos ofreciendo servicio de delivery”.“

Entendieron que durante la pandemia, lo que más hacía la gente era pasar el tiempo en el celular, así que empezaron a publicar constantemente en sus redes sociales, la respuesta que recibieron fue maravillosa, aun en confinamiento sus ventas se mantuvieron altas”.

SILVANITOS MARCA LA DIFERENCIA

El lema de este negocio es nunca decir a sus clientes “No hay”. Es por esto que siempre han procurado tener un abastecimiento de productos de primera necesidad y desde luego una variedad de platos atractivos.

Esto los ha llevado a la fama en Mérida. “Tenemos 42 tipos de hamburguesas en nuestro menú, eso se debe a que mi esposa cada semana dice que es necesario sacar algo nuevo para que nuestros clientes no se aburran, entonces incorporamos platos nuevos cada semana», contó el empresario.

«Cada hamburguesa que crean lleva el nombre de un familiar o un empleado de nosotros”, comentó con orgullo el fundador.

Las hamburguesas más vendidas de su menú que presentó con lágrimas en los ojos son la Burger Chicho y la Cuchi Baby, la primera es en honor al abuelo de su esposa, y Cuchi le decían a su padre fallecido.

Además, tienen la hamburguesa más grande de Mérida y no se sabe si de Venezuela, la cual pesa más de 4,5Kg y pueden comer aproximadamente 5 personas con una. El señor Rafael contó, “todo empezó como un regalo para nuestros empleados, pero escuchando el impacto que tuvo en nuestros clientes decidimos dejarla en el menú”.

LOS SUEÑOS SE LOGRAN CON DEDICACIÓN

Silvanitos ha dejado claro, que el éxito se logra con la combinación de varios elementos: La fe, la constancia y la reinvención constante. Hoy se considera uno de los negocios más rentables del estado y esperan seguir creciendo, actualmente tienen 4 locales en funcionamiento, y esperan ir por más.