El Concreto

Ideas sólidas

Alfamaq - Alejandro Ceballos Jiménez ¡Pasión por el hipismo! - FOTO
Deportes Otros Deportes

Alfamaq | Alejandro Ceballos Jiménez: ¡Pasión por el hipismo!

El presidente de la Empresa Alfamaq, líder del sector construcción en Venezuela, ha sabido combinar y destacar en dos de sus más grandes pasiones

EC.- El caballo es un animal que, desde tiempos antiguos, ha estado muy cerca del hombre, creándose una relación estrecha entre ambos, lo que ha permitido el desarrollo de distintas actividades que, primeramente, eran de carácter deportivo y que, posteriormente, han adquirido un perfil lucrativo, siendo la hípica una de ellas. El hipismo engloba a un conjunto de acciones que abarcan los deportes ecuestres, siendo las carreras de caballos las más tradicionales, importantes y cotidianas en toda América Latina y en otras latitudes.

Esta práctica se remonta a la época romana, cuando se hacían carreras de coches tiradas por caballos, así como las que se hacían en honor al Dios Odín y al gigante Hrungnir, en la mitología escandinava. Los mejores caballos que se emplean para correr son aquellos de la raza Purasangre, los cuales son utilizados como sementales para producir machos fuertes, veloces y con un rendimiento superior y hembras como yeguas madres, lo que permitió que hace algunos años la cría en Venezuela alcanzara niveles significativos.

LEA TAMBIÉN | Alejandro Jesús Ceballos Jiménez: Lo que debes saber | Alfamaq: Incorporación de la tecnología en las construcciones

El hipismo en Venezuela

Una de las grandes tradiciones que tiene el pueblo venezolano son las carreras de caballos, que nació con la llegada de los españoles al Nuevo Mundo. Los primeros cuadrúpedos que llegaron a Venezuela venían en barcos provenientes de España, a principios del siglo XVI. Con el paso de los años, el hipismo se fue convirtiendo en un deporte nacional, hasta lograr ser una potencia en el Caribe, y una muestra de ello han sido todas las competiciones en donde la presencia venezolana ha estado presente con grandes actuaciones.

En la actualidad, por causas económicas, muchos propietarios venezolanos se han visto obligados a llevarse sus ejemplares a otros escenarios, por lo cual, el hipismo en Venezuela ha disminuido su presencia, pero hay personas como Alejandro Ceballos Jiménez que ven en las carreras de caballos un futuro prometedor. Este empresario combina perfectamente sus dos pasiones: la construcción, a través de la empresa Alfamaq, C.A., y la hípica, y en amabas se destaca muy bien.

Alejandro Ceballos Jiménez y el hipismo

En el ambiente hípico, Ceballos Jiménez ha probado suerte en el escenario estadounidense, en donde corren una flota de purasangres. Su afición por esta actividad le viene de parte de su familia materna. Desde muy niño ha estado involucrado en este mundo y su sueño es contribuir a que el hipismo nacional se convierta en un deporte y para ello, tiene como objetivo mejorar la genética de los caballos venezolanos, para darle mayor rendimiento.

Alejandro Ceballos ha adquirido una serie de caballos que poseen características propias de su raza, lo que les ha permitido correr en suelo norteamericano, para luego traerlos a Venezuela con fines reproductores en el Haras Ureña, ubicada en el estado Yaracuy. Este es un lugar que pertenece a la familia Ceballos, en donde se han realizado numerosas inversiones con el propósito de hacer que en el país se puedan criar caballos con un alto nivel.

Alfamaq | Alejandro Ceballos Jiménez: ¡Pasión por el hipismo!

El Hipódromo La Rinconada es el lugar en donde se hacen las carreras de caballos, su inauguración se realizó durante el gobierno del general Marcos Pérez Jiménez, y que unas décadas después fue rehabilitado por la empresa Alfamaq, propiedad de Ceballos Los trabajos se enfocaron en los sistemas eléctricos y de alumbrado público, para dar a los visitantes una mejor visión del terreno. De igual manera, se reorientaron los sanitarios y las taquillas.

También se arreglaron el palco presidencial, la zona de descanso de los jinetes, los vestidores, las tribunas A, B y C y se instalaron sillas más cómodas. Todas las áreas se pintaron, se colocaron maquinarias en el gimnasio, para asegurar que los jinetes puedan entrenar, así como láminas de vinilo en los pisos y una nueva carpintería.

El hipismo en Venezuela se encamina hacia un futuro prometedor. Se está trabajando arduamente para lograr que esta actividad vuelva a tener el brillo y la presencia de años anteriores.

(Con información de Alfamaq)