El Concreto

Ideas sólidas

La publicidad como contaminación visual
Responsabilidad Social Empresarial

La publicidad como contaminación visual

En las grandes ciudades la presencia de un gran número de vallas publicitarias, industrias y graffitis, entre otros, son creados para destacar una marca, publicidades, estructuras o mensajes, pero la realidad es que se han convertido en una distracción sobre todo para los conductores que demandan de total concentración. En muchos casos todo esto hace que una propiedad se desvalorice o sea menos atractiva para los visitantes ya que causa un problema visual, lo que se conoce como contaminación visual.

La publicidad, graffitis entre otros, podrían definirse como la presencia de elementos visuales dentro de un paisaje que no corresponde con su entorno lo que produce un desequilibrio, obstaculiza la visualización del ambiente y afea el lugar. La inclusión del concepto de contaminación visual se produjo en la década de los años 60, cuando en los Estados Unidos se promulgó una ley que regulaba el número de carteles publicitarios en sus autopistas ya que eran una fuente de distracción para los chóferes.

No solo las metrópolis importantes se ven afectadas por este tipo de contaminación, sino también otras ciudades más pequeñas y zonas rurales ya que las causas que originan este problema son producidas por las actividades que realizan el hombre y entre las cuales se encuentra:

1.- Por desechos: La acumulación de desechos de cualquier índole como desperdicios provenientes de las construcciones, basuras y objetos abandonados. Esto ocasiona el alejamiento de los animales propios del lugar.

2.- Arquitectura mal planificada: Existen edificaciones cuya construcción es mal planificada lo que ocasiona un impacto negativo en el paisaje.

3.- Actividades industriales: Las actividades propias de las industrias demandan de la presencia de una serie de elementos como antenas radioeléctricas, chimeneas, conductos de enfriamientos, depósitos o almacenes de gran tamaño que afean el entorno.

La contaminación visual causa una serie de efectos negativos tanto en el ambiente como al ser humano, entre las cuales podemos mencionar: Dolores de cabeza, alteración del sistema nervioso, estrés, mal humor, afecta a la estética del paisaje lo que impacta de manera negativa al turismo ya que transforma el entorno en un ambiente hostil y poco armónico.