El Concreto

Ideas sólidas

Los ciberdelincuentes utilizarán la Inteligencia Artificial para aumentar la escala y la complejidad de sus ataques
Tecnología

Ciberseguridad: tendencias para este 2020

De acuerdo al último informe de la empresa ESET, Tendencias de Ciberseguridad 2020: La tecnología se está volviendo más inteligente, ¿y nosotros?, se desarrollan opciones por parte de los expertos en seguridad informática de cara al nuevo año que comienza.

En el informe los investigadores revelan cuáles son los principales desafíos que tanto usuarios hogareños como empresas, deberán afrontar a lo largo del año. A continuación te presentamos algunas de las tendencias que pueden afectar la ciberseguridad este próximo 2020 

Fake news:

El término “noticias falsas” (fake news) saltó a la fama debido a la protesta en torno a la manipulación de información y datos en las elecciones estadounidenses de 2016. Para el especialista en seguridad global de ESET, Tony Anscombe, la falsificación de información no muestra signos de detenerse en 2020.

Aprendizaje automático (Machine learning):

Si bien la inteligencia artificial (IA) autosostenible aún está lejos, el aprendizaje automático (ML) está avanzando. Aunque esto presenta posibilidades interesantes para la industria de la ciberseguridad, los ciberdelincuentes también utilizarán ML para aumentar la escala y la complejidad de sus ataques.

Privacidad de datos

Durante el 2019 se aprobaron o implementaron leyes de notificación de incumplimiento nuevas o ampliadas. Lysa Myers, investigadora de ESET, sostiene que hasta que las multas acumulen un porcentaje mayor de los ingresos de las megacorporaciones, este problema no desaparecerá.

Transformación digital

Las empresas que necesitan adaptarse a un mundo cada vez más digitalizado no son un fenómeno nuevo, pero el crecimiento de la movilidad de los empleados es la tendencia asociada a la transformación digital que amenaza a las organizaciones.

El Jefe de Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica, Camilo Gutiérrez Amaya, dice: “Nuestra capacidad para mantenernos conectados a las redes, independientemente de dónde nos encontremos, sigue aumentando la superficie de ataque de las organizaciones y la exposición al riesgo… la velocidad cada vez mayor de las empresas en la adopción de tecnología móvil a menudo ocurre sin la debida consideración por la seguridad”.