El Concreto

Ideas sólidas

Facebook quiere proveer servicios bancarios
Tecnología

Facebook quiere proveer servicios bancarios

Facebook quiere proveer servicios bancarios

e-money es el nombre que tendrá la divisa dentro de la red social creada por Mark Zuckerberg y que ya se encuentra en planes de evaluación dentro del continente europeo, contando con el apoyo del Banco Central de Irlanda, quien pronto autorizará a la compañía estadounidense a ser una institución de dinero electrónico.

AzioTransferWise y Moni Technologies han sido algunas de las empresas que brindan servicios internacionales de transferencia de dinero con las que los directivos de Facebook han conversado para hacer realidad su próxima meta de permitir a sus contactos almacenar dinero electrónico en sus cuentas para invertir en aplicaciones o transferirlo a amigos. Aunque algunos medios han querido contactar a fuentes fidedignas para obtener algún tipo de información acerca de las negociaciones, todo se ha mantenido en el más absoluto silencio.

Facebook Credits fue una iniciativa similar que fracasó debido a su poca acogida. Con esta herramienta los usuarios podían hacer compras dentro de la plataforma, pero la inseguridad y el recelo hacia la privacidad de las cuentas, hizo que muchos de los contactos de la plataforma de Zuckerberg se mostraran recelosos y declinaran la oferta.

Facebook Gifts todavía está en fase de aprobación y ya un estudio de Yankee Group demuestra que apenas un 10% de los usuarios estadounidenses podrían estar interesados en los servicios de transferencia de dinero electrónico que podría brindarles Facebook en el futuro, tomando en cuenta que de momento la herramienta bancaria sólo funcionará dentro de la comunidad europea.

Bitcoins acaban de sufrir una caída abrupta hace poco. Desde la desaparición de más de 850.000 bitcoins de la cuenta de Mr. Gox en Tokio, hasta las medidas preventivas que están adoptando muchas entidades bancarias en diferentes naciones del mundo, la propuesta de Facebook de ofrecer a sus clientes una billetera electrónica parece un poco osada, en especial en un momento como este, donde el dinero electrónico está dando pruebas de su vulnerabilidad.