El Concreto

Ideas sólidas

Proyecto MADIBA sigue el ejemplo de Santa Teresa y utiliza al rugby para ayudar a niños de Barquisimeto
Deportes Responsabilidad Social Empresarial

Proyecto MADIBA sigue el ejemplo de Santa Teresa y utiliza al rugby para ayudar a niños de Barquisimeto

Tal como desde hace años lo hacen la Hacienda Santa Teresa (empresa venezolana presidida por Alberto Vollmer) y su Proyecto Alcatraz, el rugby se sigue aplicando como herramienta ideal de enseñanza y desarrollo integral para las personas en Venezuela. Ahora le ha tocado el turno de continuar en esa ruta al Proyecto MADIBA, una iniciativa nacida en Barquisimeto (Lara).

El Proyecto MADIBA ha sido creado especialmente para motivar, enseñar y entretener por igual a niños entre 9 y 13 años de la escuela Monseñor Romero de Fe y Alegría del barrio El Trompillo que padecen de problemas de conducta, baja autoestima o que pertenecen a familias disfuncionales. ¿Cómo? A través del rugby, un deporte que resulta ideal para enseñarles a sus practicantes cómo desenvolverse como parte de un conjunto. “¡Trabajemos en equipo, quiero que juguemos como una familia!”, suelen decir los entrenadores a los niños, resumiendo en una frase todo lo que significa y busca esta iniciativa.

El Proyecto MADIBA aplica el sistema Get Into Rugby, el cual desarrolla las destrezas necesarias para el deporte a través de una serie de actividades lúdicas y ejercicios. La idea es reforzar los 5 valores del Rugby: integridad, pasión, solidaridad, disciplina y respeto. El método ha demostrado ser exitoso pues un representante de uno de los niños participantes en una exhibición realizada en el Polideportivo del Oeste lo ha sabido explicar muy bien: “Esto cambió la vida de mi familia, desde que mi hijo está en este proyecto todo ha sido diferente”, dijo.

La iniciativa es respaldada por organizaciones deportivas como la Asociación de Rugby del estado Lara, el Barquisimeto Rugby Club, el Cuervos Rugby Club y el Cabudare Rugby Club, entes que enseñan durante todos los sábados a más de 40 niños de bajos recursos, formándoles en cómo funcionar como una familia a través del deporte y, así, insertarlos positivamente a la sociedad venezolana.

El Proyecto MADIBA se ha sumado también al proyecto HAREPAZ de la Fundación Flor de la Esperanza. Ambos comparten un desayuno en familia tras cada encuentro para tratar así de ayudar a los niños a mantener una buena alimentación.

El ejemplo de la Hacienda Santa Teresa y el Proyecto Alcatraz

El Proyecto MADIBA y otras iniciativas similares son ejemplos claros de cuán profunda ha sido la influencia del trabajo desarrollado por el Proyecto Alcatraz de la Fundación Santa Teresa y la Hacienda Santa Teresa. Esta organización presidida por Alberto Vollmer ha sido pionera en este tipo de programas.

En este proceso, el rugby ha demostrado ser una herramienta poderosa para la transformación, pues inculca a través de su práctica los valores de respeto, disciplina, trabajo en equipo, espíritu deportivo y humildad, tan fundamentales para el deporte como para la vida misma”, dice la organización en su web, y vaya que eso es así. La muestra perfecta de esto es el Proyecto MADIBA y su más que positiva perspectiva de futuro.