El Concreto

Ideas sólidas

Alemania
Finanzas

Alemania pedirá prestado

El gobierno alemán comunicó que tiene intenciones de pedir prestado € 200 mil millones ($195 mil millones) para restringir el gas natural a precios para hogares y empresas. Ese es un valor más elevado que los 150.000 millones de libras (165.000 millones de dólares) que se espera que el gobierno del Reino Unido suministre para financiar su propio límite de costos.

Alemania, la economía más grande de Europa, está tratando de hacer frente a los crecientes costos de los suministros causados ​​en gran parte por un colapso en el abastecimiento de gas ruso a Europa.

Moscú ha culpado de estos problemas a las sanciones occidentales que siguieron a su invasión de Ucrania en febrero.

“Los precios tienen que bajar, por lo que el gobierno hará todo lo posible. Con este fin, estamos estableciendo un gran escudo defensivo”, comentó el canciller alemán Olaf Scholz el jueves.

Conforme con los proyectos que se realizarán hasta la primavera de 2024, el gobierno llevará a cabo un freno de emergencia en el precio del gas, cuyos detalles se anunciarán el próximo mes.

También está eliminando un impuesto a la gasolina previsto para ayudar a las empresas que luchan con los altos precios del mercado al contado.

Contener temporalmente el costo de la electricidad subsidiará el consumo básico para cliente de pequeñas y medianas empresas. El impuesto sobre las ventas de gas bajará notablemente del 19% al 7%.

El paquete se sufragará con nuevos préstamos el presente año, debido a que Berlín hace uso de la suspensión de un límite consagrado constitucionalmente a la nueva deuda del 0,35% del producto interno bruto.

Christian Lindner, ministro de Finanzas, dijo que quiere volver a cumplir a raya con el límite el próximo año.

Lindner, de los Demócratas Libres (FDP) proempresariales quienes comparten el poder con los Socialdemócratas y los Verdes de Scholz, anunció el jueves que las finanzas públicas del país estaban sólidas.

“No podemos decirlo de otra manera: nos encontramos en una guerra energética”, añadió. “Queremos separar claramente los gastos de crisis de nuestra gestión presupuestaria regular. Queremos enviar una señal muy clara a los mercados de capitales”.

El político de la misma manera acotó que los pasos obrarían como un freno a la inflación, que obtuvo su nivel más alto en más de un cuarto de siglo. Los costos al consumidor aumentaron un 10,9% en el año hasta septiembre, conforme mostraron el jueves datos circunstanciales de la oficina de estadísticas del país.

Alemania ha obedecido históricamente a las exportaciones rusas de gas natural para abastecer hogares y la industria pesada. Sin embargo, una fuerte baja en los envíos del suministro de Moscú desde el comienzo de la guerra llevó a algunos de los fabricantes al borde del abismo.