El Concreto

Ideas sólidas

Hjalmar Jesús Gibelli Gómez - Del riesgo y su administración en el contrato de seguro - FOTO
Concretadas

Hjalmar Jesús Gibelli Gómez | Del riesgo y su administración en el contrato de seguro

EC.- El experto en seguros, Hjalmar Jesús Gibelli Gómez, explica que el riesgo es uno de los elementos fundamentales y más característicos del contrato de seguro, pues define la posibilidad de que por un hecho fortuito se produzca un evento futuro e incierto que cause un daño o una necesidad patrimonial.

El riesgo es definido como la posibilidad de que los resultados positivos esperados en un sistema orientado al logro de los objetivos no se realicen. ¿Y cuáles son sus elementos esenciales? ¡Incertidumbres; consecuencias o resultados no deseados; y un cambio en las circunstancias normales!

Tipos de riesgo

Tipos de riesgo hay dos, y el primero es según una situación, el cual se puede identificar según criterios que se aplican a una situación determinada:

  • Riesgo subjetivo: Tomando en cuenta la percepción particular que una persona posee sobre un riesgo.
  • Riesgo aceptable: Nivel de riesgo que la persona u organización están dispuestos a aceptar.
  • Riesgos puros: Aquellos cuya materialización siempre representará una pérdida.
  • Riesgos especulativos: Aquellos que pueden producir ganancias o pérdidas.
  • Riesgos estáticos: Aquellos que siempre están presentes en un sistema que funciona a la normalidad.
  • Riesgos dinámicos: Son aquellos que cambian y se transforman al mismo ritmo que el sistema. Los cambios en la tecnología, economía, legales, entre otros pueden crear nuevos. Usualmente son también especulativos.
  • Riesgos fundamentales: Son aquellos que pueden afectar a la totalidad o a la mayor parte de una sociedad, provocados por causa mayor o factores económicos o políticos que afectan de forma masiva.
  • Riesgos particulares: Son aquellos que de manera directa pueden afectar a una organización, los cuales pueden ser controlables en alguna medida.

El segundo es según el tipo de amenaza, y al respecto se tiene la siguiente clasificación:

  • Riesgos físicos: Incluyen las lesiones o muerte de personas y todas las formas de pérdida o daño de propiedades.
  • Riesgos de responsabilidad: Pueden provenir de reclamaciones de los empleados, de los clientes o proveedores y del público en general.
  • Riesgos de interrupción de negocios: Efecto de potenciales pérdidas debido a factores externos.
  • Riesgos sociales: Esta categoría incluye los cambios en los hábitos de consumo, el desempleo, la recesión, el vandalismo y todas las manifestaciones de fraude.
  • Riesgos políticos: Los cambios bruscos en las políticas gubernamentales, nuevas legislaciones y decisiones políticas que cambien las reglas de juego del sector.
  • Riesgos ambientales: Deberán considerarse los efectos del clima, el agotamiento de los recursos, la necesidad de elegir fuentes alternativas de generación energéticas y la posible necesidad de un cambio en la tecnología.
  • Riesgos de administración: Una planeación inadecuada puede determinar la imposibilidad de la empresa para mantenerse al día con los cambios tecnológicos y administrativos, y un errado desarrollo de nuevos productos, servicios y alternativas, lo cual puede determinar una irremediable pérdida de mercado.

Administración del riesgo

Los riesgos en su mayoría pueden ser identificados y administrados, aquellos que pueden ser manejados y de alguna manera previstos por la organización (físicos, responsabilidad, interrupción de negocios y administrativos). En cuanto a los sociales, políticos y ambientales, estos son difíciles de manejar por la organización, solo es posible identificarlos y anticiparlo a las consecuencias de los mismos, y tomar acción para reducir la vulnerabilidad de la organización en sus áreas más sensibles.

LEA TAMBIÉN | Hjalmar Gibelli | ¡Conócela! Evolución del seguro en Venezuela

Un proceso típico de administración de riesgos consta de los siguientes pasos: Identificarlo (reconocer amenazas), cuantificarlos (¿qué tan seria es esa amenaza?), y crear un plan para el manejo económico (mejor camino a tomar).

También existen otros elementos, que deben prepararse si se decide administrarlos, y que poner en práctica las siguientes estrategias: Prevención, protección, control, atención y transferencias.

(Con información de SegurosConHjalmar.COM)