El Concreto

Ideas sólidas

Finanzas

LA hiperinflación podría acabar en marzo de 2022

A partir de marzo de 2020, Venezuela comenzó con inflaciones por debajo del 50%, y de continuar esta tendencia, que es lo más probable, “Venezuela podría salir en marzo de 2022 de la hiperinflación, lo cual es muy positivo, pero no es un gran logro”. así lo asegura el economista José Manuel Puente.

El país ya tiene 4 años en hiperinflación, y en este momento es la segunda más larga del mundo después de Nicaragua.

Puente asegura que, “Venezuela seguiría siendo la inflación mas alta del mundo y una inflación por encima de 1300% es algo abrumador para cualquier país, pero ya no estaría clasificada dentro de la hiperinflación, sin embargo, nadie lo puede asegurar porque mantener ese ritmo de inflación por 6 meses más hasta marzo de 2022, es muy costoso para la república”, dijo.

“El Banco Central de Venezuela se está quemando un montón de dólares para mantener el tipo de cambio artificialmente bajo, para poder controlar el ritmo de inflación intermensual”. así complemento

Seguirá la inflación

“Creo que vamos a salir de la hiperinflación pero Venezuela va a seguir siendo la economía del planeta con el mayor nivel de inflación del mundo, una inflación todavía de 3 o 4 dígitos”, dijo el especialista.


Puente considera que, “Venezuela con el sistema de gobierno revolucionario no va a poder evidenciar una explosión y crecimiento con baja inflación, al gobierno se le hace imposible llevar a cabo un programa de estabilización que logre estabilizar su economía y sobre todo que logre generar un cambio estructural para que Venezuela vuelva a crecer a altas tasas, con inflaciones de un digito como lo hacen otros países de América Latina.

Señaló que aunque Venezuela salga de la hiperinflación y recupere crecimiento moderado de 2 o 3 % , su desempeño va a seguir siendo muy pobre porque “el gobierno no tiene posibilidades de salir a los mercados internacionales a buscar ayuda financiera, no puede ir al FMI para solicitar un programa de rescate que le permita fortalecer su sector externo a nivel de reservas y sobre todo tener recursos frescos para inyectar a la economía, a los sectores claves a los que pueda apostar la economía venezolana”.

A juicio del economista “tiene que haber un cambio político y económico que involucre gente que conozca cada una de las áreas neurálgicas del país, gente que sepa de los temas para que implementen políticas públicas correctas que logren impulsar a todos los sectores.

Por otra parte, Puente citó a su colega economista Leonardo Vera, quien hizo una reflexión muy importante en cuanto a la hiperinflación y es que ninguna economía que está en un 60 o 70% de sus transacciones en dólares, debe medir la inflación solo en bolívares, porque está dejando por fuera una parte importante de la evolución de precios, en una cantidad de productos que están siendo cobrados y pagados en dólares.

Nuestro petróleo tiene su tiempo contado

Para el economista José Manuel Puente, el petróleo tiene los días contados, pero lo que tenemos que evitar a toda costa es terminar siendo un país muy pero muy pobre con “el subsuelo lleno de barro negro que no vale nada que es el petróleo”.

En unos 20 o 30 años eso va a ocurrir, se acabará el petróleo y si no logramos diversificar la economía y encender por lo menos 5 motores alternativos de crecimiento, que Venezuela tiene gran potencial en múltiples áreas, podemos terminar siendo un país muy pobre.

Entre los motores de crecimiento se pueden destacar la petroquímica que es un sector vinculado al petróleo, pero tiene grandes posibilidades de desarrollo y de atraer inversiones.

Otro motor es la producción de frutas tropicales para exportar, Venezuela es un gran productor de frutas tropicales como piña, parchita, mango.

Igualmente tenemos un potencial extraordinario en turismo, con Canaima, Los Roques, Margarita, Mérida, etc. Y otros lugares de extraordinaria belleza.

“Venezuela por su ubicación geográfica al norte del sur de América, pudiera ser perfectamente el hub de las Américas, por su puesto si tuviera la infraestructura física y para eso es que debemos prepararnos”, dijo el economista.