Publicidad para niños negada a comprometerse

La publicidad de alimentos para niños sigue siendo motivo de desacuerdo
La publicidad de alimentos para niños sigue siendo motivo de desacuerdo

 

En el año 2007 la Unión Europea hizo un llamado a numerosos fabricantes de alimentos para niños, para que se comprometieran de manera voluntaria a hacer campañas publicitarias basadas en productos saludables y manejadas con el mayor cuidado posible, absteniéndose de fomentar una alimentación alta en grasas y azúcares para los menores.

De acuerdo a un estudio de Foodwatch, lo que se planteó en el año 2007, se quedó sólo en un bosquejo, porque actualmente hasta el 90% de la publicidad de alimentos para niños gira en torno a productos que no se ajustan a los estándares de alimentación balanceada impuestos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los cereales que poseen hasta un 30% de azúcar siguen gozando de agresivas campañas publicitarias, cuando es bien sabido que la OMS ha impuesto que este tipo de alimentos dirigido a los más pequeños de la casa, deben tener un porcentaje máximo de azúcar de un 15%.

También protagonizan la publicidad de alimentos para niños, productos en donde la grasa y la sal protagonizan. De este modo surgen las especulaciones acerca de si las sugerencias y regulaciones de organismos como la Unión Europea, dejarán de ser una autorregulación, para convertirse en una norma inflexible.